La astrofísica se me quedó en el “limbo” de lo teórico, así que exploré la ingeniería -de telecomunicaciones- durante otro año más en Escocia (6 años allí, entre mi grado en St Andrews y aquel glorioso año en Glasgow).

Al volver a España, en el 92, descubrí una especialidad “desconocida”: la física médica, una actividad preciosa, impagable, que me ocupó durante 5 años, y que me llevó de vuelta a mi Reino Unido, a ese Oxford de mi alma.

La consultoría informática llegó entonces “de la nada”, y me trajo a Madrid, hace ya 19 años. Mis pasiones más intelectuales: “Business Intelligence”, “Cloud Computing”, “Big Data”, ciberseguridad, ciberdefensa …

Y todo quedó en segundo plano cuando supe lo que debía hacer; este blog es el reflejo directo de esa “misión”: DAR. Compartir lo aprendido, lo vivido, para poder quizás inspirar a otros.

Puedes llamarlo “desarrollo personal”, tal vez. Creo que es simplemente dejarse llevar por la Vida, vivir viviendo, pensar con el corazón. Mi profesión de verdad.